CRL-LHK
  INFORMES REALIZADOS POR EL CONSEJO
Volver a Actividad consultiva
Proyecto de Decreto de creación, regulación y funcionamiento del Consejo Vasco de Empleo y de los consejos territoriales de Empleo
 

1. INTRODUCCIÓN

El día 15 de abril de 2004, tuvo entrada en el Consejo de Relaciones Laborales escrito del Departamento de Justicia Empleo y Seguridad Social, por el que se remitía el Proyecto de Decreto de creación, regulación y funcionamiento del Consejo Vasco de Empleo, a fin de que se emitiera el correspondiente informe en aplicación del artículo 3.1 b) de la Ley 11/1997, de 27 de junio, del Consejo de Relaciones Laborales.

Este Proyecto de Decreto desarrolla lo que en el Plan Interinstitucional de Empleo 2003-2006, aprobado por Consejo de Gobierno del día 22 de julio de 2003, se anunciaba sobre la creación del Consejo Vasco de Empleo y que el propio Plan definía como: “órgano operativo de carácter consultivo y de encuentro entre el Gobierno Vasco, los agentes institucionales y los agentes sociales en las materias propias del Plan”, proponiendo estructurar este Consejo en dos niveles: “El Consejo Vasco de Empleo y los Consejos Territoriales de Empleo”.

En este Proyecto de Decreto se adscriben al Departamento de Justicia, Empleo y Seguridad Social, el Consejo Vasco de Empleo y los Consejos Territoriales de Empleo; se establece la composición de los mismos y su funcionamiento, se regulan las atribuciones de sus miembros y se detallan sus funciones.

2. ANTECEDENTES

La creación del Consejo Vasco de Empleo, se avanzó por primera vez en el Plan Interinstitucional de Empleo 2000-2003, configurándolo como “órgano de asesoramiento de la CAPV, en materia de políticas activas de empleo, y como constitutivo de un lugar de encuentro entre las instituciones coordinadas en dicho Plan y los agentes socio-económicos”.

Remitido al CRL el Proyecto de Decreto que plasmaba lo adelantado en el Plan 2000-2003 respecto a la constitución de un Consejo Vasco de Empleo, a efectos de la correspondiente consulta, el informe que se emitió por parte del CRL contenía, entre otras, dos consideraciones respecto a las cuales las representaciones de todas las organizaciones con representación en el CRL mostraban su desacuerdo. Una relativa a su composición, al no ser esta ni tripartita ni paritaria. Y otra, relativa a las funciones que se adscribían al mismo, al ser estas simplemente asesoras, y distar mucho de las que pudieran ser atribuibles a un órgano con capacidad de dirigir y gestionar las políticas activas de empleo.

El Decreto 258/2000, de 5 de diciembre seguía los planteamientos del Plan, sin recoger las pretensiones, relativas a su composición y sus funciones, expresados en las opiniones de los representantes del CRL.

El año siguiente era publicado el Decreto 75/2001 de 2 de mayo, Consejo Vasco de Empleo, sin haber sido remitido al CRL el Proyecto de Decreto correspondiente, a efectos de la emisión de informe, en trámite de consulta.

Este Decreto, derogatorio del anterior, señalaba en su Exposición de Motivos que los firmantes del Plan Interinstitucional por el Empleo 2000-2003 habían acordado, por unanimidad, dar nueva redacción a la composición y funciones del Consejo Vasco de Empleo, al objeto de subrayar su naturaleza de órgano tripartito de asesoramiento en materia de políticas activas de empleo. Se señalaba, seguidamente, que con la nueva regulación se asumía: “la propuesta formulada por los órganos consultivos sectoriales, en particular el Consejo de Relaciones Laborales de Euskadi, en el sentido de plantear una composición tripartita y paritaria de los distintos agentes sociales y representantes institucionales”.

Pero si bien este nuevo Decreto supuso respecto de la composición del Consejo existente, un cambio sustancial, pues establecía tres partes con igual número de miembros (10 de las Instituciones, 10 de las organizaciones sindicales y 10 de las organizaciones empresariales), seguía, sin embargo, contemplando algunos representantes respecto a los que se habían puesto obstáculos por la representación empresarial del CRL. En efecto, seguían formando parte de dicho órgano: un representante de la Confederación de Cámaras de Comercio, dentro de los 10 adjudicados a las Instituciones y dos representantes para las Empresas de Economía Social, dentro de los 10 adjudicados a la parte empresarial.

Respecto a las funciones, no supuso ningún cambio sustancial de las mismas, salvo que únicamente eliminó una de las previstas en el anterior Decreto, con lo que en esta cuestión tampoco daba satisfacción a las pretensiones que al respecto se habían manifestado por las representaciones del CRL.

Dicha situación provocaba lo que, más tarde, en el Proyecto de P.I.E. 2003-2006 se reconocía en el sentido de que este Consejo no consiguió reunirse una sola vez por discrepancias en cuanto a la representación de los agentes participantes en el mismo.

Junto a ello, dicho Proyecto señalaba que se consideraba indispensable recuperar la figura del Consejo Vasco de Empleo, haciendo de él un órgano operativo de carácter consultivo y de encuentro entre el Gobierno Vasco, los agentes institucionales y los agentes sociales en las materias propias del Plan y que se proponía estructurar este Consejo en dos niveles: 1. El Consejo Vasco de Empleo, y 2. Consejos Territoriales de Empleo.

A tales efectos se establecía. para el Consejo Vasco de Empleo, una composición tripartita (Instituciones, organizaciones sindicales y organizaciones empresariales) y paritaria. Desapareciendo tanto el representante de las Cámaras de Comercio, como los dos representantes de las Empresas de Economía Social que aparecían en la composición prevista en el Decreto 75/2001, de 2 de mayo.

Con esta nueva composición, tripartita y paritaria, se pretendía dar satisfacción a las pretensiones de los interlocutores sociales.

No obstante, la composición prevista para los Consejos Territoriales de Empleo no era la misma que la prevista para el Consejo Vasco de Empleo y no se correspondía con las características de órganos tripartitos y paritarios.

En efecto, se preveía para los mismos, la presencia de representantes de: las Empresas de Economía Social; las Cámaras de Comercio y Otros, como centros de Formación Profesional, agencias de desarrollo, Behargintzas, y otros agentes operadores en políticas de empleo/inserción (privados y de iniciativa social).

Y respecto a las funciones, aunque aparecían algunas nuevas, no representaban estas ningún cambio sustancial, en el sentido planteado por las representaciones sindical y empresarial del CRL.

No parecía, en consecuencia, que el modelo de Consejo planteado por el Proyecto de P.I.E.2003-2006, iba a contar con el consenso de los interlocutores sociales.

Recibido en fecha 30 de mayo de 2003 escrito de la Dirección de Estudios y Régimen Jurídico por el que se solicitaba la realización de sugerencias o emisión de informe al Proyecto de P.I.E.2003-2006, en fecha 21 de julio de 2003 se enviaba escrito de respuesta del CRL.

En el debate suscitado en torno al Proyecto, se plantearon diversas cuestiones que es útil reiterar aquí.

Por una parte, se puso de manifiesto, que la composición prevista para los interlocutores sociales en los Consejos Territoriales, era claramente desventajosa para ellos, señalando que en el seno estos Consejos, la presencia sindical se verá completamente diluida y que no se aclara cual será la composición definitiva de estos órganos territoriales ni el peso de cada representación, pero se indica la participación de las Empresas de Economía Social, las Cámaras de Comercio, los centros de Formación Profesional, las agencias de desarrollo…etc.

Y, por otra, se advertía, expresamente, del desacuerdo de los agentes sociales con el mantenimiento de funciones únicamente asesoras para el Consejo Vasco de Empleo, señalando que en cuanto a la gestión del P.I.E. 2003 – 06, se responsabilizaba de su ejecución y pilotaje a la Dirección de Empleo y Formación limitando la participación de los agentes sociales a las funciones consultivas encomendadas al Consejo Vasco de Empleo”.

Publicado el P.I.E. 2003 - 2006, se podía apreciar en el mismo, una diferencia relevante respecto del Proyecto de P.I.E. enviado a informe del CRL ya que desaparece, probablemente al objeto de no condicionar la definición última en la composición de éstos órganos, la mención a la composición del Consejo Vasco de Empleo y de los Consejos Territoriales. Se conservan, sin embargo, las funciones adscritas al Consejo Vasco de Empleo por el Proyecto de P.I.E., así como la identidad de funciones entre este y los Consejos Territoriales de Empleo.

El Proyecto de Decreto /2004, de de , de creación, regulación y funcionamiento del Consejo Vasco de Empleo y de los Consejos Territoriales de Empleo, sometido ahora a informe vuelve, sin embargo, al esquema del Proyecto de P.I.E. en cuanto a la composición de los Consejos, y mantiene las funciones asignadas a ambos Consejos por aquél.

Por este motivo y con referencia al texto de este Proyecto de Decreto, valen las consideraciones que se han hecho en párrafos anteriores en relación al Proyecto del P.I.E.

3.CONSIDERACIONES ESPECÍFICAS EN TORNO AL PROYECTO DE DECRETO

El proyecto de decreto fue sometido a examen por la comisión de informes del Consejo de Relaciones Laborales. A continuación se reseña de forma resumida el contenido de las posturas más relevantes manifestadas por los diferentes miembros de la comisión en torno a cuestiones que se consideran nucleares dentro del diseño general de las políticas de empleo en la CAPV

3.1.- En primer lugar y en lo que se refiere a la composición concreta del Consejo Vasco de Empleo.

Los miembros del Consejo designados por ELA y LAB muestran su oposición a que se incorpore a los Consejos Territoriales al INEM. Consideran que la decisión de incluir un representante de la entidad gestora estatal supone aceptar, de hecho, la actual situación de bloqueo competencial existente. Por tanto, piden que no se incluya al INEM en dichos Consejos territoriales.

El miembro designado por CC.OO. de Euskadi señala, por su parte, que mientras no se produzcan las transferencias de las políticas de empleo, debería asegurarse la presencia en el Consejo Vasco de Empleo del INEM, que es, en definitiva, quien gestiona una parte sustancial (en torno al 70%) de estas políticas de empleo en la CAPV.

En sentido similar se han pronunciado los miembros de la comisión de informes del CRL designados por ConfeBask y por UGT.

En relación igualmente con la composición del Consejo Vasco de Empleo, pero en otra línea diferente, el miembro del CRL designado por U.G.T. de Euskadi considera que no es adecuado que la presidencia del Consejo recaiga sobre el Consejero de Trabajo, y que éste se reserve prácticamente todo el poder, porque el resto de los Consejeros quedan muy devaluados. Si la presidencia se atribuye al Consejero de Trabajo, sería difícil distinguir, cuando hable este en materia de empleo, si lo hace en calidad de presidente del Consejo Vasco de Empleo en representación de todas las instituciones vascas, o en calidad de Consejero de Trabajo representando al Gobierno Vasco.

2.- En cuanto a las funciones que debiera asumir el Consejo Vasco de Empleo

Los miembros designados por ELA y LAB advierten que aunque dentro de las funciones del Consejo se tendrán que plantear las propuestas sectoriales que se crean oportunas, se oponen, expresamente, a que el Consejo pueda ser un instrumento de análisis respecto a conferencias sectoriales estatales.

Por su parte, el miembro designado por CC.OO. de Euskadi realiza una propuesta de funciones para el Consejo Vasco de Empleo, (con algún incremento, alguna modificación y alguna supresión respecto de las funciones previstas en el Proyecto de Decreto), que es la siguiente:

  • Analizar la información sobre la situación del mercado de trabajo y sobre las políticas que se definen y aplican en el entorno europeo.
  • Informar, analizar, participar y proponer las iniciativas sobre el desarrollo normativo que adopten las instituciones. Evaluación de dichas iniciativas.
  • Participar, proponer y elaborar de forma consensuada todo lo relacionado con la Ley de Empleo que se contempla en el Plan.
  • Analizar, participar, proponer y evaluar de forma continua sobre LANBIDE.
  • Revisar y evaluar los mecanismos de coordinación del plan y sugerir sistemas de mejora.
  • Analizar, proponer y valorar las propuestas realizadas por el Gobierno Central y por el Gobierno Vasco en las Conferencias Sectoriales.
  • Participar, diseñar y proponer medidas, acuerdos y actuaciones relativas a las políticas de empleo.
  • Introducir y discutir todos aquellos elementos que se consideren oportunos con relación al empleo, incluso aquellos que no estén recogidos en este plan.
  • Instar y trabajar por la necesaria coordinación con el INEM.
  • Evaluar de forma periódica y constante todas las políticas de emploe que se desarrollen en nuestro ámbito de actuación.

Los miembros designados por ConfeBask entienden, por su parte, que los Consejos de Empleo (tanto el Consejo vasco como los Territoriales) deben tener únicamente funciones de asesoramiento, pues la competencia y la responsabilidad en la dirección y gestión de las políticas de empleo corresponde a las autoridades políticas o administrativas.

3. En relación al quorum exigido para la válida constitución del Pleno.

Los artículos 13 y 26 del Proyecto de Decreto señalan que se entenderá que existe quórum para la válida constitución en segunda convocatoria (del Pleno del Consejo Vasco de Empleo y de los Consejos Territoriales) cuando haya algún representante de la Administración, de la Patronal y de los Sindicatos. Dicho quorum posibilita, en consecuencia, que queden válidamente constituidos en segunda convocatoria al menos los diferentes Consejos con la presencia por parte sindical, del representante de una sola de las organizaciones sindicales.

Estas previsiones contrastan manifiestamente con los planteamientos que se realizan en torno al régimen de adopción de acuerdos, que van desde el propuesto por los miembros designados por ELA y LAB, que preconizan un régimen de adopción de acuerdos que reproduzca el sistema vigente en otros órganos colegiados como el CRL y el CES, hasta el que formula el miembro designado por CC.OO. de Euskadi en el sentido de que la toma de decisiones como órgano colegiado se ha de realizar por mayoría, ejercitando el derecho al voto, expresando el sentido del voto y los motivos que lo justifican.

En relación con este apartado, los miembros designados por ConfeBask muestran su conformidad con el texto del proyecto, en la medida en que siendo los Consejos órganos de asesoramiento, de naturaleza consultiva y no decisoria, no es necesario que haya de preverse un régimen de adopción de acuerdos.

En esta línea y considerando que la Ley 30/92, de 26 de noviembre, regirá como supletoria en todo lo no previsto en el decreto regulador del CVE, sería deseable que se recogiera, expresamente, que el CVE no va a funcionar a través de la adopción de acuerdos.

4.-Subvenciones.

El miembro designado por U.G.T. de Euskadi señala que las subvenciones se deberían de abonar no por la representación a nivel de Comunidad Autónoma, sino por asistencia a las reuniones.

4.- DICTAMEN DEL CRL

Sin perjuicio de la remisión del presente documento en el que se recogen las opiniones expresadas por los miembros de la comisión de informes del Consejo de Relaciones Laborales que asistieron a la sesión y ante la ausencia de un acuerdo, la reunión concluyó sin la aprobación de un dictamen del Consejo de Relaciones Laborales.