Ohiko euskal kantua

Tradición oral
En Euskal Herria, y desde la Edad Media, el eco de los acontecimientos ha sido difundido mediante cantos rimados e improvisados. Desde tiempos remotos, a menudo compuestos por improvisadores desconocidos...Transmitidos de generación en generación...

Son testimonios de crudos sucesos, de cantares de guerra de marineros y destierros, Representaciones de los avatares del amor... Esos tesoros de la tradición oral siguen estando presentes, incluso hoy en día.
Las canciones vascas, incluso las compuestas en la era moderna, nos cuentan y rememoran nuestra historia.

De la tradición oral a la escrita
Sin las recopilaciones y los estudios de investigación realizados en los dos últimos siglos, hoy en día no conoceríamos muchas de las canciones vascas. Fue Juan Ignacio de Iztueta quien, en 1826, editó la primera recopilación de cantos.

Con la evolución de la imprenta, fueron apareciendo otras. Aita Donostia y Don Resurrección María de Azkue editaron sendas obras pertenecientes al patrimonio, donde se recogen un total de 2800 cantos con su música y letra.

Aún hoy en día, con los nuevos recursos de comunicación, continuamos completando la memoria de la canción vasca. De esta manera, las nuevas generaciones poseerán un conocimiento más profundo de su patrimonio, y esto les resultará de gran ayuda a la hora de crear los temas vascos del futuro.

Baliabideak