Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |

Economía

entrevista con el cONSEJERO DE ECONOMÍA Y HACIENDA

Asegura que el descenso de los ingresos públicos es tan alarmante que «no estamos para andar con protocolos»

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Carlos Aguirre: «Diputaciones y Gobierno vasco tenemos un problema descomunal de ingresos»
Carlos Aguirre tiene como prioridad el ahorro. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
En un acto de ingenuidad, alguien podría pensar que la Administración no sufre las consecuencias de la crisis; que los recursos económicos en manos de los poderes públicos son ilimitados y que los ajustes, e incluso la reconversión, no llegan hasta los despachos oficiales. Sin embargo, la recesión actual es tan severa y avanza a tal velocidad que el Gobierno vasco ha comenzado a vislumbrar el peligro: el de la caída brutal de ingresos -que ya se ha producido-; el del déficit en las cuentas; el de la necesidad de endeudarse y también el de que no haya recursos para todo lo que estaba previsto. La situación del 'Gobierno Vasco SA', apenas si difiere de la de cualquier empresa ubicada en la comunidad autónoma: muchos gastos, pocos ingresos y demasiada incertidumbre.
En este contexto, el titular vasco de Economía, el socialista Carlos Aguirre, había convocado para mañana lunes una cumbre con cinco consejeros del Ejecutivo vasco y los tres diputados generales, del PNV. En términos más o menos diplomáticos, éstos le han dado con la puerta en las narices y le han venido a decir que no tiene galones suficientes para convocarles a una reunión.
-La negativa de los diputados generales a sentarse con usted y con los consejeros de Industria, Administraciones Públicas, Trabajo y Transportes, ¿la ha tomado como un desaire?
-No, en absoluto. No le oculto que ya me temía algo, que lo intuía. Tal y como me habían ido algunos intentos previos de reunirme con ellos, casi era lo esperado. Pero yo tengo mis obligaciones y mis preocupaciones, y creo que era, y es, bueno que nos pudiéramos sentar a hablar de los problemas tan serios que tenemos sobre la mesa.
Urgencia
-Quizá usted se saltó el protocolo...
-No lo sé a ciencia cierta, y si lo he hecho pido disculpas. Lo cierto es que yo soy el presidente del Consejo Vasco de Finanzas y cuando nos vayamos a reunir, en octubre con seguridad, seré yo quien convoque a los diputados generales. ¿En ese momento puedo y ahora no? Bueno, creo que las cosas están lo suficientemente mal y que la urgencia de las medidas que hay que tomar es tal, que no estamos para andar con protocolos. Ahora bien, si han decidido que quien debe estar en la mesa son los diputados de Hacienda, por mi parte, ningún problema. Sólo espero que tengan capacidad para tomar decisiones. Los consejeros del Gobierno que estaremos en la mesa, sí tenemos esa capacidad. ¿Ellos también? No lo sé. Lo veremos el lunes.
-Como usted mismo dice, podía haberse puesto la gorra de presidente del Consejo Vasco de Finanzas y convocar una reunión extraordinaria de este foro. ¿Por qué no lo hizo?
-Porque quería huir de los formalismos excesivos y ser práctico. Me preocupa la situación y la urgencia. Quizá el formato que han elegido las diputaciones para la reunión nos lleve a no obtener los resultados que buscábamos pero... cada uno deberá asumir su responsabilidad.
-Ya en el Parlamento usted mostró su deseo de hablar con los diputados generales e incluso llegó a decir que había tenido una suerte dispar en el intento.
-Sí. He podido hablar con Xabier Agirre en una comida en la que coincidimos. También he podido reunirme con Markel Olano. Pero con José Luis Bilbao ha sido imposible.
-¿Coincide usted con la idea de que las diputaciones forales son la auténtica oposición del PNV al Gobierno de Patxi López?
-En el nivel operativo no he tenido esa impresión, creo que las cosas hasta ahora han discurrido con bastante normalidad. En el plano más político... quizá esa sea la idea que pueda tener no yo, sino cualquier ciudadano de este país.
El PNV y el tiempo
-En relación a la oferta del PNV para apoyar los Presupuestos de 2010, ¿está usted entre quienes piensan que es una oferta sincera o un movimiento táctico de entretenimiento?
-Nosotros vamos a escucharles. Yo, personalmente, si estoy dispuesto a sentarme es porque creo que la oferta es real. Si no lo es, lo descubriremos con el paso del tiempo.
-Vayamos al fondo de esa reunión de crisis convocada para el lunes. ¿Qué busca usted con esa iniciativa?
-El Gobierno vasco y las diputaciones tenemos un problema descomunal de ingresos. Un problema que también lo tienen los ayuntamientos, y por eso convoqué a los representantes de Eudel. Quiero afrontar tres cuestiones trascendentales. La primera, qué se puede hacer para detener la caída de ingresos, que afecta fundamentalmente a las diputaciones, porque son ellas quienes recaudan los impuestos. La segunda, qué medidas conjuntas podemos pactar para contrarrestar el declive de la economía. Y, por último, qué podemos hacer para frenar, juntos, la inercia del gasto público que en estos momentos se revela como una amenaza. Como añadido, iniciar un camino concertado, entre Gobierno, diputaciones y también ayuntamientos, para hacer una proyección estratégica para el periodo 2010 a 2013.
-Con respecto al descenso de ingresos en las arcas públicas, le tengo que decir que es difícil seguir la estela. Hace un mes, aproximadamente, usted dijo en el Parlamento que el descenso para este año, en comparación con 2008, se situaría entre el 4% y el 8%. Hace una semana el lehendakari fijó la caída en el 12%. El pasado jueves, de nuevo Patxi López apuntó ya hacia el 15%.
-El deterioro en los ingresos de la Administración nos sorprende día a día. Admito que es muy difícil hacer previsiones fiables, pero sí tengo clara al menos una cosa. Ocurra lo que ocurra, sea el 8% o el 15%, aquí hay que tomar medidas urgentes para reducir el gasto. Y hay que hacerlo ya, no podemos esperar hasta octubre.
Una cosecha escasa
-Usted anunció que el Gobierno haría un peinado de sus cuentas para intentar reducir el Presupuesto de este año en unos 550 millones de euros. ¿Han fracasado?
-Hemos tenido un éxito relativo. Admito que fui demasiado ambicioso o incluso iluso, si prefiere. Después de sudar tinta hemos conseguido ahorrar 193 millones. Lo avanzado del año y las rigideces de un presupuesto público no permiten mucho más. El gasto en Educación, Sanidad, Justicia y Policía, cosas que no se pueden o, mejor, no se deben tocar, supone más del 80% del total del gasto. En definitiva, sólo tienes margen de actuación sobre un 20%, quizá ni siquiera tanto, de los gastos. A estas alturas del año, además, buena parte de ese gasto ya está comprometido.
-Sin entrar en el detalle de las cifras, y a la espera de comprobar el comportamiento de los ingresos el resto del año, eso supone déficit. ¿Cómo van a cuadrar las cuentas si habían decidido no emitir deuda este año?
-Es que hemos cambiado de opinión en los últimos días y va a ser necesario hacerlo. Vamos a mandar un proyecto de ley al Parlamento vasco para que nos autorice a emitir deuda este año.
-Habían anunciado su propósito de endeudarse el próximo año en unos 1.700 millones de euros. Y, ¿en lo que resta de 2009?
-No está cerrada la cifra pero...digamos que 750 millones puede ser una buena referencia. Pero aún tenemos que negociarlo con el PP, con quien nos une un acuerdo para la estabilidad del Gobierno.
Que cada palo...
-La Asociación de Municipios, Eudel, ha pedido la creación de un fondo para evitar que tengan que devolver parte del dinero recibido este año. Algo que, traducido a un lenguaje más normal, significa pedir que ustedes y las diputaciones les perdonen una deuda.
-Ese también es un tema que queríamos tratar el lunes.... y espero que lo podamos hacer. Pero, sinceramente, creo que todos tenemos problemas en el esquema de ingresos y gastos, y los ayuntamientos deben soportar las consecuencias de la crisis, como todos. No sería lógico que el Gobierno y las diputaciones suframos recortes y los ayuntamientos, no.
-Seguro que sus compañeros de Gobierno tampoco están por la labor de apretarse el cinturón, y también piden más capacidad de gasto y menos recortes.
-Sí claro, cada uno juega su papel. Yo me he convertido en el 'Pepito Grillo' pidiendo austeridad a los consejeros. Incluso, creo que puedo desvelar que al finalizar todos los consejos de Gobierno siempre me dirijo a ellos pidiendoles que recorten gastos. Que lo hagan ya y que se preparen para hacerlo con más intensidad aún el año que viene. Es lo que me toca.
Hipoteca Smash: ven a Banesto y acaba con el suelo de tu hipotec
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS