EuskoSare > Elkarrekin Hobetuz > Yanela San Millán: "Con poco tiempo se pueden hacer grandes cosas y ayudar mucho"
2009-01-07 13:57
Azken aldaketak: 2009-01-07 14:03
  • Euskara
  • Castellano
  • Français
  • English
Yanela San Millán

Yanela San Millán: "Con poco tiempo se pueden hacer grandes cosas y ayudar mucho"

Yanela San Millán, psicóloga y trabajadora en la Asociación de familiares de enfermos de Alzheimer y otras demencias de Álava colaboró durante un año como voluntaria para la Asociación de Familias y Personas con Enfermedad Mental de Álava. Yanela cuenta su experiencia en el programa de EuskoSare y la Fundación Obra Social La Caixa, Elkarrekin Hobetuz. Tú también puedes unirte a esta red.

Cuéntanos quién eres, a qué te dedicas, cuáles son tus aficiones
Soy Yanela San Millán, soy psicóloga y actualmente trabajo en la Asociación de familiares de enfermos de Alzheimer de Álava. Mi trabajo consiste en ayudar a los cuidadores de personas con demencia a afrontar esta dura situación a través de información sobre la enfermedad, pautas para un mejor manejo de situaciones conflictivas del día a día en el cuidado y les ayudo  a aprender a manejar sus propias reacciones, sentimientos, pensamientos y emociones, ante algo tan duro con son estas enfermedades degenerativas de larga duración. Llevo la atención individual a familiares y también la grupal. Soy sólo una de las tantas piezas que hacemos posible que esta asociación sea lo que hoy es. Somos muchos compañeros que trabajamos entre semana y otros muchos que trabajan también el fin de semana.
Aprovecho también para reconocer desde aquí la labor de todos los cuidadores de personas con demencia. Tienen un mérito impresionante y no dejan de sorprenderme día a día. Como yo siempre les digo, son “héroes anónimos” que cuidan.

¿Cómo conociste Elkarrekin Hobetuz y por qué te interesa formar parte de esta red?
A través de una muy buena amiga que ha participado antes que yo. Me gustó la iniciativa y el proyecto y creo que es importante dar a conocer la labor del voluntariado; gracias a personas que dedican su tiempo de forma altruista, se llenan vacíos muy importantes

Cuéntanos tus experiencias solidarias, sabemos que has estado colaborando como voluntaria para la ASAFES, Asociación de familias y Personas con enfermedad Mental de Álava. ¿Cuál era tu ayuda?
Yo colaboraba 2 horas semanales (viernes a la tarde) en el acompañamiento de una persona con enfermedad mental. Mi labor consistía en ayudarle a llenar un poco su tiempo de ocio y así normalizar su vida. Esta persona trabajaba en un taller ocupacional, pero su vida social tenía carencias, le costaba relacionarse.

En estas 2 horas semanales, íbamos al cine, hacíamos compras, tomábamos un café y sobre todo charlábamos. Al principio le costó, se ponía nerviosa en exceso, pero poco a poco fuimos cogiendo confianza.

¿Por qué en esta asociación y no otras?
Tenía ganas de tener contacto con la enfermedad mental, conocerla de cerca desde otro punto de vista que no fuera el psicológico. Además es una población en ocasiones marginada, da respeto, a veces miedo y creo que por este motivo cuentan con menos apoyos y a la población en general le cuesta contactar directamente y yo quería darles un poco de tiempo. Si tienes contacto directo con este colectivo, se te quitan todos estos estigmas y te das cuenta de que no son tan diferentes. Aprovecho para comentar que es muy gratificante, ¡nos tenemos que quitar esa imagen negativa! ¡os animo a probar!

¿Por qué lo dejaste?
Este programa de acompañamiento tenía un principio y un fin, su duración era de un año (lo cumplí) y posteriormente se le asignaba otra persona para no crear un dependencia importante hacia el voluntario. Al voluntario se le asignaba otro caso, pero mi situación cambió y me fui a vivir a Bilbao para estudiar y trabajar por lo que ya no podía dedicar este tiempo en Vitoria.

¿Qué aprendiste tú de todo esto y qué aprendieron ellos de ti?
Aprendí a valorar la importancia de las relaciones sociales para cualquier persona, aprendí a ver la enorme lucha por normalizar su vida de esta persona y su familia y a valorar más a esta asociación que hace un trabajo muy importante a muchos niveles.
Me llevo los momentos gratificantes que viví como voluntaria, las conversaciones y el cómo me ha ayudó a desarrollar mi empatía para con este colectivo.
Lo que esta persona aprendió de mí… no soy quien para decirlo, sólo espero que ese año le sirviera de algo y el resto de años con otros voluntarios y le ayudara a generalizar esas vivencias a otras situaciones sociales y a coger más confianza en sí para posteriores relaciones.

¿Cómo era tu relación con la persona a la que ayudabas?
Al principio, le costó, era un puro nervio, algo exagerado, pero poco a poco cogimos confianza y creamos una relación especial (al menos para mí lo fue) y fuimos haciendo pequeñas cosas cada día y esta persona se iba superando.

¿Qué es para ti ser voluntario/a?
Tener la capacidad de detectar los vacíos sociales, sensibilizarte con una situación, colectivo…etc. y ofertar tu tiempo para llenarlos en una pequeña medida. Si te sensibiliza la causa, la motivación está a tope.

¿Qué les dirías a toda esa gente que duda si involucrarse en un proyecto solidario o no?
¡que se animen! Con poco tiempo se pueden hacer grandes cosas y ayudar mucho. Además, son tareas, que te enriquecen como persona y te abren la mente.

Consulta la web de:

Asociación de familiares de enfermos de Alzheimer y otras demencias de Álava


Kalifikatu: (1 votes)
http://www.euskosare.org/elkarrekin_hobetuz/entrevista_yanela_san_millan/eks_article_view