Usted está aquí: Inicio Noticias Silencio forzado

Silencio forzado

09/03/2003

Nota de EUSKAL KULTURA ante el cierre del diario Egunkaria y el silenciamiento forzado de nuestro boletín y página web

Reaparecemos, tras una ausencia forzada de la red.

Recordemos que el pasado 20 de febrero un juez de la Audiencia Nacional española envió a la Guardia Civil a clausurar el único diario en lengua vasca, Egunkaria, bajo la acusación de ser 'instrumento de ETA'. En la misma operación, diez periodistas y directivos del diario fueron arrestados e incomunicados; la policía penetró asimismo en la sede de la empresa Plazagunea, que proporciona a EUSKAL KULTURA soporte técnico y acceso a internet, y se llevó físicamente su servidor, ordenadores y material informático, suprimiéndonos por tanto de facto de la red e impidiéndonos llegar a nuestra permanente cita con los lectores.

Entre los diez arrestados en la operación figuran nombres de gran prestigio y proyección en el seno del periodismo y la cultura vasca, algunos de ellos declarados detractores de los métodos violentos, paradógicamente detenidos ahora bajo la acusación genérica de 'colaborar' y 'trabajar para ETA'. Para agravar la actuación conjunta de los poderes ejecutivo y judicial contra el diario euskaldun, al levantarse la incomunicación, varios detenidos han denunciado haber sido objeto de tortura y malos tratos, entre ellos el propio director de Egunkaria, Martxelo Otamendi.

Desde estas líneas queremos denunciar enérgicamente la injusta actuación de la Policía y de la Justicia españolas que, en un Estado que se autoproclama y define de Derecho, ha permitido que, sin juicio previo, sin escuchar a las partes y sin pruebas ni evidencias conocidas que así lo corroboren, se silencie y clausure un medio de comunicación, con el agravante en el caso de Egunkaria de privar a los euskaldunes del único rotativo diario en su lengua. Más allá de ello, las denuncias por torturas realizadas por algunos de los detenidos deberían provocar la inmediata investigación de los hechos y la consiguiente depuración de las responsabilidades a que hubiere lugar, investigación que hasta la fecha no se ha producido y que, a tenor de declaraciones del ministro español de Interior, ni siquiera por motivos estéticos se va de producir.

EUSKAL KULTURA ha podido retornar a la red (de la que nunca tenía que haber salido), junto a las páginas web de otros medios y entidades como la revista cultural Jakin (cuyo director Joan Mari Torrealdai, presidente a su vez del Consejo de Administración de Egunkaria, sigue detenido e incomunicado), UZEI (Instituto Vasco de Servicios Universitarios), el sindicato ELA, el organismo Kontseilua (que agrupa a grupos y entidades que trabajan en favor del euskera) o la página web de la Comunidad Franciscana de Arantzazu, medios que junto a otros quedaron de facto silenciados a raíz de la actuación policial en la sede de Plazagunea.

No Egunkaria, que sigue clausurado. Nosotros, que hemos recuperado la palabra, decimos que nuestra mejor y más activa respuesta a esta situación no es sino la de siempre: seguir trabajando en favor de la Cultura desde nuestra cultura y nuestra lengua. Desde aquí nos adherimos a la jornada de protesta que Kontseilua ha convocado para el jueves 13 de febrero en toda Euskal Herria y a la que llamamos a solidarizarse a nuestros lectores, vascos o no, cualquiera que sea su país o lugar de residencia.
Añadir comentario

Puede añadir un comentario rellenando el formulario

(Requerido)
Por favor escriba su nombre.
(Obligatorio)
(Obligatorio)
(Obligatorio)
Escriba el texto que aparece a continuacion para evitar los spams