Usted está aquí: Inicio Noticias Alumnos del primer barnetegi internacional de Arrecifes: 'la mejor manera de aprender es enseñar, lo que uno sabe debe enseñarlo'

Alumnos del primer barnetegi internacional de Arrecifes: 'la mejor manera de aprender es enseñar, lo que uno sabe debe enseñarlo'

06/08/2008

El centro Euskaldunak Denak Bat de Arrecifes recibió en su seno del 26 de julio al 2 de agosto a los participantes del primer barnetegi internacional de euskera, en una nueva fase de los planes del 'Euskara Munduan'. A diferencia de los grupos impulsados anteriormente por HABE y FEVA, el que comenzó el pasado marzo está compuesto por integrantes de distintos países latinoamericanos, más concretamente de Chile, Uruguay, Colombia, Perú, Brasil y Argentina. Estos nuevos alumnos-profesores recorrieron, en algunos casos, miles de kilómetros con el propósito de aprender para poder luego a su vez difundir euskera y nociones de cultura vasca. Aunque además, y en sus propias plabras, “convivir en el barnetegi nos da la posibilidad de estudiar pero también de compartir experiencias con otros alumnos de distintos países”.

Arrecifes, Argentina. Para ser testigos de este encuentro tan especial, EuskalKultura.com se acercó a Arrecifes a conversar con los alumnos. Como es sabido, se trata de alumnos que conforme van aprendiendo, en clases adistancia, así como un par de veces al año en barnetegis como éste, van a su vez impartiendo lo enseñado a alumnos de niveles más básicos que el suyo.

Oskar Goitia tiene 49 años y nació en Donostia, aunque de muy pequeño se estableció con su familia en Brasil. Ahora vive en Sao Pablo --o San Pablo, como se dice en Argentina y esta zona de América-- , y si bien realizó un curso intensivo en el barnetegi de Lazkao, es nuevo en el proyecto Euskara Munduan. Según comenta, “la mayoría de los vascos que vivimos en Brasil sabemos muy poco euskera. Para mí, la mejor manera de aprender es enseñar y aunque se sepa poco, lo que uno sabe debe enseñarlo. En Brasil hay mucha gente que quiere aprender. Se da el caso de que muchos de quienes desean aprender la lengua vasca, no tienen antepasados vascos. En este momento tengo tres grupos de diez alumnos”.

Desde Chile viajaron a Argentina cuatro alumnos para participar del barnetegi. Su caso es distinto. Álvaro Montes de Oca, por ejemplo, tiene 29 años y ha realizado varios cursos de euskera con profesores euskaldunes que llegaron a Santiago. En su opición, “venir hasta aquí no sólo nos da la posibilidad de estudiar sino también de conocer las opiniones y experiencias de otros alumnos sudamericanos. Estando acá nos hemos dado cuenta de que todos tenemos necesidades y curiosidades parecidas”. Rodolfo Reyes, 37, también de Santiago, es intérprete de inglés. Destaca especialmente los aspectos metodológicos del curso: “Yo llevo varios años estudiando, tanto con profesor presencial como sin. Para mí es muy importante ver cómo se organizan las clases, es decir, cómo debe ser el proceso de aprendizaje”. Álvaro y Rodolfo se han desempeñado ya como profesores de euskera y debido a su nivel han comenzado en el grupo Diáspora II.

 

Barnetegi Internacional Arrecifes 2008
[Los miembros del barnetegi internacional y del grupo Diaspora II]
 

El montevideano Carlos Costa Irigaray, de 29, también pertenece al grupo Diáspora II, y ha estado tomando clases con sus profesores del Centro Haize Hegoa de la capital uruguaya. “Durante el barnetegi hemos aprendido mucho. El nivel de grupo es muy bueno y como han dicho mis compañeros poder conocer los puntos de vista de la gente de otros países es una posibilidad que hay que subrayar. La inmigración vasca ha ido tomando matices distintos en cada lugar y conocer eso es maravilloso”, explicó Carlos con un acento zuberotarra que cultiva. Su abuela era de Etxebarren y fue de ella de quien aprendió las primeras palabras en euskera, un legado que ahora se esfuerza en transmitir.

Recién iniada, Carina Fernández, 34, participará junto a Carlos en Haize Hegoa. Ella ya trabaja con txikis, pero su objetivo es aprender lo suficiente para poder hablarles en euskera. Sobre todo ha trabajado con el programa remoto. “Hasta ahora he tenido poco euskera, pero antes de venir nos juntamos con las profesoras del centro que tienen EGA para fijar algunos de los conocimientos”.

El euskera arranca en Colombia

Para Alejandro Cadena, colombiano de 24 años, la experiencia del barnetegi ha resultado "muy enriquecedora": "En Colombia el euskera no se ha ofertado demasiado y por eso en este momento no hay mucha gente que lo quiera estudiar", reconoce. "Sin embargo, al haber estado acá me di cuenta de lo importante que es como descendiente de vascos y por eso, cuando vuelva, mi objetivo es mostrar todo lo aquí”. Hasta comenzar con el programa, el único contacto de Alejandro con el euskera había sido a través de Boga.

Arrecifes Barnetegi Internacional 2008

[De izquierda a derecha Lilian Bórquez, Argentina; Carina Fernández, Uruguay; Alejandro Cadena, Colombia; Alvaro Montes de Oca, Chile; Oskar Goitia, con txapela, Brasil; Rodolfo Reyes, Chile, y Carlos Costa, Uruguay]

Viajar hasta Argentina desde otros países para participar del barnetegi puede resultar llamativo. Pero también hay quien desde la propia Argentina tuvo que recorrer 1.800 kms para llegar. Ese es el caso de Lilián Bórquez. Lilián es de Comodoro Rivadavia, una ciudad de la Patagonia, y como la mayoría de sus compañeros empezó en marzo con el curso a distancia. Lilián no tiene antepasados vascos pero sí un gusto especial por aprender idiomas. “A mí me gustan mucho los idiomas; por eso cuando me enteré de que iba a Comodoro una profesora de euskera enseguida me anoté para empezar con las clases. Ahora ya no continúa, pero la idea de la euskal etxea es comenzar el año que viene con un grupo nuevo, que estaría a mi cargo”.

Debut de dos profesoras

Pero el barnetegi de Arrecifes no ha sido iniciático sólo para los alumnos. Dos nuevas profesoras tuvieron la posibilidad de dar clases junto a los ya veteranos Kinku Zinkunegi, técnico de HABE, Iraia Saez de Viteri y Gabriela Mendia. En el marco del proyecto, Cecilia Cénoz y Natalia Hormazabal, alumnas del anterior Diáspora II, participaron los primeros seis meses del año de un barnetegi en Lazkao (Gipuzkoa), perfeccionando su euskera. Ambas aprobaron el segundo perfil de HABE y se convirtieron ahora en profesoras del nuevo grupo.

Los responsables de Euskaldunak Denak Bat han realizado un balance francamente positivo de este primer barnetegi internacional que han albergado. “Para nosotros constituye un orgullo haber acogido a estos alumnos y profesores. Nuestra casa está siempre abierta a todos, pero haber recibido a gente de tan lejos", señalan miembros de la Comisión Directiva, "supone un enorme placer y esperamos que haya resultado de provecho a todos los jóvenes participantes".

Añadir comentario

Puede añadir un comentario rellenando el formulario

(Requerido)
Por favor escriba su nombre.
(Obligatorio)
(Obligatorio)
(Obligatorio)
Escriba el texto que aparece a continuacion para evitar los spams
Alumnos del primer barnetegi internacional de Arrecifes: 'la mejor manera de aprender es enseñar, lo que uno sabe debe enseñarlo'

De izquierda a derecha: Alvaro Montes de Oca (Chile); Rodolfo Reyes (Chile); Alejandro Cadena (Colombia); Oskar Goitia, en la pizarra (Brasil); Carlos Costa (Uruguay); Carina Fernández (Uruguay); Lilián Bórquez (Argentina) [fotos EuskalKultura.com]