burua
ESPAÑOL  |  EUSKARA
titulo

XI Congreso de Antropología
Retos teóricos y nuevas prácticas
DONOSTIA // 10-13 de septiembre de 2008
Federación de Asociaciones de Antropología del Estado Español

noticias

Joseba Zulaika estudia el poder del deseo, que está “en el origen de todo orden cultural”

Joseba Zulaika

• El director del Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada ha abordado contextos tan diversos como la caza, el terrorismo, el fútbol y la seducción publicitaria bajo el prisma del deseo durante la última ponencia del XI Congreso de Antropología.

• Los responsables del congreso han valorado las aportaciones que han realizado durante estos días los ponentes y demás expertos, quienes han señalado los retos y responsabilidades de la disciplina de cara a las nuevas exigencias sociales.



El director del Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada, Joseba Zulaika, considera que “la negación y el deseo están en el origen de todo orden cultural”, el cual se constituye como “una forma de estructurar y canalizar el deseo”. La carencia y la ausencia son, a su vez, la base del deseo, y “la caza es una cristalización primordial del mismo”, según ha explicado el experto hoy durante la última ponencia del XI Congreso de la F.A.A.E.E. (Federación de Asociaciones de Antropología del Estado Español), organizado por la Asociación Vasca de Antropología Ankulegi con la colaboración de la UPV/EHU.

En palabras del antropólogo de la UPV/EHU y doctor por la Universidad de Princeton, “el análisis simbólico de la caza nos lleva a estudiar las formas de imaginar y ritualizar que impulsan sus movimientos. Pero no se entiende la caza si uno no penetra en el sujeto deseante del cazador expuesto a emociones y estados de trance que conforman toda una erótica que ha sido comúnmente utilizada como modelo para otras situaciones y actividades”.

Zulaika se aleja de las perspectivas psicoanalíticas que conciben el deseo como un prejuicio que contamina el pensamiento, y lo define más bien como “el principio por el que el analista da con la verdad a base de aplicar la lógica del deseo”. El etnógrafo, actuando como si fuera un detective que lee las trazas del deseo y no como el policía que mira sólo las evidencias literales, debe, en opinión del antropólogo, entender lo que está detrás del comportamiento (el trauma, la ansiedad…) con la ayuda de la intrusión de su propio deseo.

CONFLICTO VASCO
El deseo implica un “auto-extrañamiento por el que el sujeto se fija más en el objeto deseado que en uno mismo”. En el caso de los nacionalismos, su gran “Otro” o el foco de su deseo sería el Estado, “ya como realización política de las naciones que lo poseen, ya como objeto de deseo de los nacionalistas que carecen del mismo”. El antropólogo ha considerado el Estado como una “ficción” en la que “nos vemos obligados a tomar en cuenta no sólo sus servicios, la economía, la seguridad, etc., sino también lo que podríamos llamar “la subjetividad del Estado”, que proviene de las identificaciones y deseos inconscientes de los oficiales del Estado y de los ciudadanos, así como de las actuaciones públicas, representaciones, discursos, narrativas, y fantasías en las que toma cuerpo la idea de Estado. Dentro de esa lógica, Zulaika ha indicado que “el recurso al terrorismo es una forma de expresar la incapacidad de superar las exigencias conflictivas que derivan de una identidad nacional sin Estado experimentada como intrínsecamente incompleta y sin solución aparente de resolución en el futuro”.

EL FÚTBOL Y LA CULTURA POSTMODERNA
En su recorrido por algunos de los ámbitos de deseo más explícitos de nuestra sociedad, el antropólogo ha reparado en el fútbol, deporte capaz de crear “la comunidad más potente de una ciudad” y que considera como “el elemento que produce más ansiedad y placer”. A su juicio, “este modelo de comunidad que se crea en torno a la posibilidad de perder puede ser aplicado igualmente a las comunidades políticas de los nacionalismos periféricos”. “Partiendo del riesgo de esa identificación con la probable pérdida, cualquier victoria es un exceso de placer”, tal y como ha explicado.

El arte de la seducción es también para Zulaika otro aspecto clave en el estudio de nuestra cultura. El experto opina que “el éxito de la cultura promocional en la época postmoderna consiste en la pretensión de vender gran arte y responsabilidad social, utilizando incluso nociones de trasgresión y escándalo, con el objetivo último de hacer negocio”. La retórica de la seducción “utiliza el lenguaje como instrumento de acción y disfrute, no como método de conocimiento”. El antropólogo afirma que “lo único que el seductor hace al prometer es jugar con la auto-referencialidad del lenguaje. Aunque no piense cumplir sus promesas, el seductor está meramente jugando con el lenguaje y no es estrictamente mentiroso. Su arte verbal, su escándalo, consiste en hacer que otros crean sus promesas sin que él mismo tenga que crear en ellas”.

Zulaika se ha referido también al fetichismo de la cultura postmoderna y ha asegurado que son “los impasses del deseo inconsciente los que explican semejante despilfarro en un mundo limitado”. “El carnaval del consumismo capitalista nos enfrenta en última instancia con el exceso del deseo y sus potencialidades de auto-destrucción así como de auto-transformación”, ha afirmado. Por ello, ha abogado por una nueva etnografía que se centre en “dar testimonio convincente de los impasses e inconsistencias del deseo que afectan a una sociedad”, que apunte “qué ha sucedido con la estructura del deseo tras las pérdidas de proyectos vitales y el abandono de identificaciones ideológicas históricas”. Porque, a su juicio, “el deseo producido como carencia por la ley es también el deseo que es acto creativo que posibilita la producción de una nueva cultura y de un nuevo sujeto”.

CIERRE DEL CONGRESO
En este XI Congreso de Antropología ‘Retos teóricos y nuevas prácticas’ que hoy ha terminado se han planteado cuestiones que sirven para acercarse a debates teóricos y metodológicos centrales para la antropología del siglo XXI. El trabajo realizado por las y los congresistas ha puesto sobre la mesa retos acerca del quehacer antropológico. El reto de saber definir esta práctica profesional, de tener muy claro qué es lo que hace y qué es lo que le diferencia de las demás ciencias tanto sociales como naturales. Y también lo que tienen en común.

El horizonte de la antropología se amplía y se abre a nuevos ámbitos hasta ahora poco explorados, lo que lleva a adaptar el método etnográfico a la dinámica social que se pretende estudiar. El objetivo sigue siendo el desarrollo de una antropología consciente de la necesidad de defender los derechos humanos desde un marco teórico e ideológico que cuestione las bases culturales de la desigualdad, y desde un método sensible a los numerosos matices de la realidad analizada y eficaz en la promoción de cambios a favor de la equidad y el empoderamiento.

En la sesión de clausura intervinieron Cristina Uriarte Toledo, vicerrectora del campus de Gipuzkoa de la UPV/EHU; Izaskun Moyua Pinillos, directora de Emakunde; Javier Retegui Ayastui, presidente de Eusko Ikaskuntza; Teresa del Valle Murga; presidente del XI Congreso de Antropología; José Miguel Apaolaza Beraza, presidente de la F.A.A.E.E; y Carmen Díez Mintegui, secretaria general del XI Congreso de Antropología.

© 2006 Ankulegi / Ankulegi Antropologia Elkartea · Apartado de correos 1.697 E-20080 Donostia - San Sebastian
AAA  | xhtml  | CSS