El Cupo y los 500 millones

En las Campas de Olarizu.

Hoy me he referido en Gasteiz al autogobierno y su desarrollo. Y en concreto a algo tan importante como la negociación del Cupo. Es decir, lo que las instituciones vascas pagan al Estado en concepto de competencias no transferidas a Euskadi.
Hoy, según nuestros cálculos hay 500 millones del cupo a favor de Euskadi pendientes de decisión. Desconocemos la defensa que de ello haya hecho el Gobierno vasco.
Defender hoy los intereses de Euskadi significa defender estos 500 millones de cupo.
En lo que se refiere a la necesidad de dotar de recursos a las arcas públicas, los impuestos juegan un papel muy importante. Pero mucho más importante que subir un punto el diferencial del IRPF es subir o bajar un punto en la aportación de Euskadi al Estado. Un punto arriba o abajo en el Cupo al Estado supone para Euskadi mucho más que incrementar el marginal del IRPF.
Eso parece no haber preocupado hasta ahora ni al PP ni al PSE, que habla mucho de impuestos y de recursos públicos, pero que en estos cuatro años no ha explicado nada sobre la negociación de la Ley de Cupo en la Comisión del Concierto. Una Ley que ha vencido y que hay que volver a negociar y en la que los vascos nos jugamos centenares de millones de euros. Solamente, en las discrepancias en las liquidaciones del cupo de los últimos cuatro años, se estima que el Gobierno español adeuda a la Comunidad Autónoma Vasca cerca de 500 millones de euros. Que no son ni uno ni dos. Más de quinientos millones en el Cupo con el Estado. Y, hoy es el día, que las instituciones representadas en la Comisión del Cupo desconocen lo realizado por el Gobierno vasco en la Comisión Mixta del Concierto. Un desconocimiento que se extiende a cuestiones como educación y sanidad y su financiación afectadas por las medidas de ajuste del Gobierno español.
Por lo tanto, basta ya de demagogia a la hora de hablar de la necesidad de incrementar los recursos públicos y más compromiso y explicación en la defensa los intereses económicos comunes de Euskadi, aquí y allí.


Si te ha gustado este post, suscríbete al feed RSS!

Leave a Response

*