ASÍ SE ANUNCIÓ EN LA CELEBRACIÓN DEL CUATRICENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE LA ILUSTRE HERMANDAD VASCONGADA DE NUESTRA SEÑORA DE ARANTZAZU

Se recuperarán los archivos históricos de la presencia vasca en Perú desde el siglo XVII

| 21 Noviembre 2012 - 13:14 h.
Un momento de las jornadas en el Instituto Riva Agüero.
Un momento de las jornadas en el Instituto Riva Agüero.

Los archivos históricos de la presencia vasca en Perú desde el siglo XVII se recuperarán, según se anunció durante los actos conmemorativos del cuatricentenario de la Fundación de la Ilustre Hermandad Vascongada de Nuestra Señora de Arantzazu que contó con la presencia de importantes historiadores, tanto de España como de Perú.

En un marco de respetuosa solemnidad se conmemoró este mes en Lima, el cuatricentenario de la fundación de la Ilustre Hermandad Vascongada de Nuestra Señora de Arantzazu, por inmigrantes vascos que en 1612 instituyeron una devoción que hasta ahora se mantiene en ese país.

Prestigiosos investigadores convocados por la Editorial Periodística Oiga, fundada por el periodista peruano-vasco Francisco Igartua Rovira, dieron un marco académico de primer nivel a esta conmemoración, que contó con el apoyo de prestigiosos centros académicos españoles como la Universidad del País Vasco, la Universidad de Navarra, la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y peruanos como el Instituto Riva Agüero de la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad de San Martín de Porres.

No fue una casualidad que se escogiera la casona Riva Agüero para los actos culturales. La Casona del Instituto Riva Agüero de Lima perteneció a un descendiente de la familia Querejazu, prestigiosos mayordomos de la hermandad en el siglo XVIII, y cuyo director José de la Puente Brunke, director del Instituto es descendiente también de los Querejazu.

Aparte de los actos culturales se llevaron a cabo otros de índole religiosa, la presentación del esquema final de un libro conmemorativo que saldrá en breve bajo la dirección de Óscar Álvarez Gila, y la siembra de un retoño del emblemático Gernikako Arbola en el campus de la Universidad de San Martín de Porres.

Todos estos actos contaron con la entusiasta participación de miembros de la comunidad vasca peruana, intelectuales, periodistas e invitados especiales de la entidad organizadora, representada por su presidente, el ingeniero de Minas Carlos Montori Alfaro.

En cada uno de estos actos se rindió homenaje póstumo a Francisco Igartua Rovira, quien con sus trabajos dio inicio a esta conmemoración, y a los historiadores peruanos José Antonio del Busto Duthurburu y Guillemo Lohmann Villena.

Previamente se había logrado el traslado de la Santa Imagen de Nuestra Señora de Arantzazu del Monasterio ‘San José’ de Las Carmelitas Descalzas, de la ciudad y Vicariato Apostólico de Yurimaguas, en Loreto, a la Parroquia Virgen del Pilar del distrito de San Isidro, en Lima.

También se había oficiado una santa misa por el 366º aniversario de la Coronación de la Virgen de Arantzazu en el Convento de San Francisco de Lima, organizada por la Cofradía de Nuestra Señora de Arantzazu de Lima-Euzko Etxea, y dado lectura de los Estatutos de la Hermandad de Nuestra Señora de Arantzazu de Lima en el Salón Capitular del Museo Convento de San Francisco de Lima.

Entre los documentos históricos rescatados y publicados están la Novena a la Virgen de Arantzazu y Estatutos de la Ilustre Hermandad Vascongada de Nuestra Señora de Arantzazu.

En noviembre en el Instituto Riva Agüero de Lima de la Pontificia Universidad Católica del Perú se realizó un acto académico cuyas conferencias están siendo difundidas vía web. Se produjeron cuatro conferencias plenarias, dedicadas a presentar la historia de la Hermandad de Arantzazu de Lima en sus contextos históricos.

‘El contexto general del significado de las cofradías en el mundo hispanoamericano’ fue expuesto por Elena Sánchez de Madariaga, de la Universidad Rey Juan Carlos, Madrid, España. Elisa Luque Alcaide, de  la Universidad de Navarra, Pamplona, España, ofreció una teleconferencia magistral histórica sobre ‘Las cofradías de Arantzazu en América. Entre México y Lima’.

Por su parte, Diego Edgar Lévano Medina, de la Pontificia Universidad Católica del Perú disertó sobre ‘La importancia del elemento vasco en la historia del Perú’. Y a continuación José de la Puente Brunke, del Instituto Riva Agüero, Lima, Perú, expuso ‘El desarrollo histórico de la Cofradía de Arantzazu de Lima’.

Participaron también dos panelistas, uno de Colombia y otro de Buenos Aires; que con sus preguntas ampliaron detalles de las exposiciones.

En la presentación del libro y  anexos (digitalización de los archivos históricos de la hermandad) intervinieron José de la Puente Brunke del Instituto Riva Agüero, quien reseñó que la obra cuenta con 19 colaboraciones, de las cuales tres son póstumas. También Carlos Montori Alfaro por el Fondo Editorial Periodística Oiga, que ha liderado los trabajos, el autor y compilador de la obra Óscar Álvarez Gila, llegado especialmente a Lima del País Vasco, y el coordinador y anfitrión de todos los eventos Jhon Bazán Aguilar.

Los actos conmemorativos concluyeron con la plantación de un retoño del Árbol de Gernika -donado por Euzko Etxea de Santiago de Chile, cuyo directivo Pedro Oyanguren participó de los actos- en el Campus de la Universidad de San Martin de Lima, en unos terrenos que alguna vez fueron propiedad de la Hermandad.

El acto contó con la presencia de autoridades, miembros de la cofradía e historiadores involucrados en el programa, y la señera presencia de Pedro Oyanguren, director de la Euzko Etxea de Santiago de Chile, que hizo entrega oficial del retoño, que previamente había estado bajo custodia de la Asociación Centro Vasco Cofradía de Nuestra Señora de Arantzazu de Lima – Euzko Etxea.

Allí estuvieron presentes el decano de la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad de San Martín de Porres, Daniel Valera Loza, en representación del rector José Antonio Chang Escobedo; y el padre Antonio María Artola Arbiza C.P, de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, quien hizo un breve acto litúrgico de bendición en euskera.

El proceso de investigación de archivos ha llevado a recuperar “un terreno de 1.632 hectáreas que pertenecieron a una sociedad mercantil de la cual la Hermandad fue copropietaria hasta 1865. Esto marca un hecho histórico en Lima y creo que en Euskadi”, afirma Bazán. El próximo paso de la Cofradía es adquirir un local en el Centro Histórico de Lima, donde funcionó la Cofradía, con el fin de restaurarlo y convertirlo en sede de los archivos digitalizados, abierta a todos los investigadores que deseen consultarlos.

Vota esta noticia:
- 0 Comentarios
Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Publicidad International Student Magazine

Hemeroteca