Diario Vasco

s.d. eibar

A la S.D. Eibar no le asusta nadie

  • El equipo dirigido por Gaizka Garitano arranca un punto del complicado estadio del Sánchez Pizjuán

Nueva lección de Gaizka Garitano y sus pupilos. Excelente labor de un equipo que no deja de sorprendernos y que ya no teme a ningún rival. Otra vez la clave fue el trabajo en equipo, la continua presión y la incansable labor defensiva. El Sevilla de Unai Emery no encontró huecos para hacer daño a su rival, y eso que puso todo su arsenal en el terreno de juego: Gameiro, Reyes, Bacca, Deulofeu, Denis Suárez... pero nada, prácticamente no inquietaron al 'Gato de Ondarroa', que una vez más estuvo sensacional bajo palos.

En este equipo aportan todos defensivamente, y así es difícil destacar a alguien en concreto. Jugadores como Lillo, que parece estar en todas partes; Albentosa y Navas, dos portentos en el centro de la zaga; Boateng que pese a no ser un prodigio sacando balones jugados le da poderío físico al medio del campo armero; Dani García, todo un seguro en la medular; o Arruabarrena y Piovaccari que no paran de trabajar, bajar o peinar balones y presionar a la defensa...

En una primera mitad que no se sintió nada cómodo el Sevilla, y en la que la S.D. Eibar terminó dominando su rival, Unai Emery decidió salir a por el partido tras el descanso, pero la zaga armera aguantó los envites del Sevilla, a los que poco a poco se les iba apagando la mecha.

S.D. Eibar, de menos a más

En el once de Gaizka Garitano no hubo prácticamente novedades, sí que las hubo en cambio en el de Unai Emery, que salió sin su delantero estrella, Carlos Bacca, en el once inicial.

Primeros 45 minutos intensos en los que se vio a la S.D. Eibar plantándole cara al Sevilla, y en la que no hubo ningún dominador. Y es que los de Garitano volvieron a dar una lección defensiva y de trabajo colectivo. El Sevilla por su parte, no fue capaz de crear peligro en el área visitante, lo intentó por las bandas con Reyes y Vitolo, pero no conseguían acercarse a la portería defendida por Irureta.

La S.D. Eibar buscó una y otra vez la portería rival a través de Arruabarrena con balones largos, que peinaba hacia los extremos o a Piovaccari, que con su fuerza y su garra puso en peligro a la zaga hispalense. Ander Capa fue otro de los destacados ofensivamente, su velocidad siempre es clave en las contras. Pero todo ese peligro llegaba gracias a la seriedad defensiva que mantuvieron los de Garitano, el Sevilla intentó romper las filas contrarias y encontrar huecos, pero no lo conseguían, y cuando la S.D. Eibar alguna vez se veían desbordados lo cortaban rápido con una falta.

Las ocasiones no fueron abundantes. Ander Capa con un centrochut, en el minuto 7, puso en apuros a Beto. En el 24, fue Banega el que lo intentó por parte del Sevilla, pero su disparo lo paró en dos tiempo Irureta. Pero la mejor ocasión fue de Boateng, con un disparo desde fuera del área, tras un córner provocado por Capa, que tuvo que despejar el guardameta luso, el rechace le cayó a Piovaccari, que con una espectacular acrobacia casi bate a Beto, lástima que el colegiado anulara la jugada por posición antirreglamentaria.

Y así se llegó al descanso, con una S.D. Eibar que se fue encontrando cada vez mejor, y con un Sevilla que no era capaz de crear peligro en el área rival.

El Sevilla sale a por el partido

Unai Emery algo les tuvo que decir a sus jugadores en los vestuarios, ya que nada más pitar el colegiado el inicio de la segunda mitad sus jugadores salieron a por el gol sin complejos. Pero se encontró con un muro formado por jugadores como Albentosa o Raúl Navas, que protegieron a la perfección a su guardameta.

Kryzowiak tuvo una de esas oportunidades de las que tras el partido las recuerdas, y es que su golpeo dentro del área se marchó a las nubes. En esos primeros minutos de la segunda mitad es cuando más apretó el club hispalense, e Irureta evitó un nuevo gol en un potente disparo de Kevin Gameiro.

El técnico de Hondarribia sacó a Carlos Bacca con la esperanza de que su delantero estrella marcase las diferencias, pero no ha sido así. Y terminó por sacar a toda su artillería, Denis Suárez y Deulofeu.

Es en el minuto 68, cuando llegó el mayor susto. Mbia disparó dentro del área, el balón pasó entre las piernas de Bacca y ha entrado a gol. Pero el colegiado lo anuló correctamente porque el colombiano estaba en fuera de juego y participaba en la jugada.

Después fue el joven Denis Suárez, un auténtico galán del balón que cerca estuvo por dos veces de batir la meta de Irureta, primero su disparo se ha ido alto, y en otra jugada se marchó fuera rozando el palo derecho. Y en el último minuto, fue el portentoso Mbia el que la tuvo, pero su remate de cabeza se marchó también fuera.

La S.D. Eibar mantiene así su buena racha, suma ya 20 puntos en 15 jornadas y se consolida en la zona media de la tabla. El próximo sábado 20 de diciembre a las 20 horas recibirá en Ipurua a otro hueso duro de roer, el Valencia.